De estadísticas de empleo

Desde hace años tengo la costumbre de hacer seguimiento sobre diferentes estadísticas y, en ocasiones, lamento que esta iniciativa no sea más habitual entre los ciudadanos. Creo que, si existiera ese seguimiento, cualquiera podría reprochar al entorno institucional múltiples manipulaciones o interpretaciones sectarias. Hoy concretaré esta opinión en un ejemplo: EVOLUCIÓN DEL PARO.

1️⃣ Comienzo por señalar que utilizo datos del propio Gobierno (Tesorería General de la Seguridad Social); y sitúo el análisis en Septiembre (día 30) del año 2020 comparado con 2019. Y profundizo en lo que considero lo más básico: distinguir entre Empleo privado y Empleo público.

2️⃣ Veamos los datos:

3️⃣ Ya tenemos el primer dato: 110.100 nuevos puestos laborales que pagamos a escote. Y encima con los funcionarios administrativos en fuga… perdón, desaparecidos.

4️⃣ Comparamos ahora el total de afiliados (septiembre 2020:2019):

Es decir, en el Régimen General (excluido el incremento del Empleo Público directo), la caída sería de 439.873. A esta cantidad habría que añadir los cientos de miles de Ertes… y ése sería el auténtico descenso.

5️⃣ Con estos datos, comparece el Gobierno y afirma que tenemos Crecimiento de Empleo y sus interlocutores (Medios de Comunicación) copian al dictado… eficientes que son. ¿Tanto cuesta acudir a las Ruedas de Prensa con las estadísticas y comentarlas? En este punto alguien (el Gobierno) podría señalar que el crecimiento se produce en septiembre respecto a agosto…, y voy a hacer un pronóstico: ahora que cierran la hostelería en noviembre, puedo afirmar que en diciembre habrá crecimiento de empleo…, si la vuelven a abrir. ¡Es que son genios!

¡Bueno! Reconozco que soy raro ¿por qué me gustará reflexionar?. No alcanzo a entender de cómo soy capaz de flagelarme tanto… y encima quiero que los lectores lo hagan. ¡Puro sadomasoquismo!

Esta web utiliza cookies.    Ver Política de cookies
Privacidad