Delincuencia con pedigrí

Una vez más voy a incurrir en lo políticamente incorrecto al exponer una opinión sobre la delincuencia: ante las noticias que diariamente amenizan nuestro diario vivir, creo que no puedo permanecer indiferente.

Magrebíes a machetazos.

No sé qué me produce más estupor, si las habituales imágenes de trifulcas/robos/agresiones/y otros delitos que protagonizan personas de este colectivo …, o la ¿valentía y eficacia? de algunas intervenciones policiales para reprimir/detener a sus protagonistas…, o el comprobar que (cuando -ocasionalmente– se detiene a alguno),  les falta tiempo a jueces y fiscales para acompañarlos con exquisito cariño hasta la calle …, o  el exquisito  trato de los medios de comunicación ocultando el origen de estos modélicos ciudadanos del norte de África (o de naciones culturalmente afines). La verdad es que me debato en un mar de dudas respecto a qué casos de los expuestos me llaman más la atención. Y no señales, que serás acusado de racista o insolidario.

Gitanos a tiros y palos.

En primer lugar, doy por reproducido el comentario anterior y añado: el comportamiento de personas de este colectivo (todo lo minoritario que se quiera), como clanes que quieren autorregularse (ejemplo: en los ajustes de cuentas), no es nuevo; ya en mi niñez actuaban de esa forma. Probablemente, una inmensa mayoría serán personas que respetan las normas de convivencia, pero es obvio (véanse las constantes noticias), que un relevante número de este colectivo social son protagonistas habituales en la crónica de sucesos. Y no señales, que serás acusado de racista o insolidario.

Delincuencia centroeuropea.

Sean carteristas o ladrones/violentos de múltiples matices, alojamos en nuestro País a un colectivo relevante que tienen su origen en este ámbito geográfico. Muchos de ellos vienen, dan el palo, retornan a sus hogares, y hasta el próximo delito. Y si son detenidos, aplíquese lo señalado en el primer apartado: ocultación de origen, puesta en libertad … y el pueblo a soportar sus desmanes de todo tipo. Y no señales que serás acusado de racista o ser insolidario.

Bandas sudamericanas.

En algunas ciudades existen padres o familias en permanente tensión por lo que puede ocurrirles a sus hijos, cuando piensan en que pueden ser agredidos simplemente por deporte; generan problemas en las calles, en el ocio nocturno, en robos…. Se intentan organizar bajo variadas denominaciones … y ahora aplíquese lo señalado en el punto primero (a). Y no señales que serás acusado de racista o insolidario.

Violencia nativa.

Puede ser, o es, tan agresiva o perjudicial como las anteriores, y goza de las mismas facilidades que las señaladas en el punto a), salvo la ocultación del origen por parte de los medios de comunicación.

Finalizo, ¿Qué subyace en este artículo o reflexión? Intento explicarlo:

• Tengo la percepción de que vivo en un País excesivamente tolerante y acogedor con personas que no merecen el trato que muchos de ellos reciben (cama, alojamiento, comida, subvenciones), con cargo a nuestros impuestos. Y que agreden y delinquen con luz y taquígrafo (perfectamente filmados); y lo que es peor con impunidad (1, 3, 30, 100 detenciones o más)

• No oculto que me gustaría conocer el trasfondo de las estadísticas: ¿Cuántos delitos son cometidos por cada uno de los colectivos que he señalado? ¿Qué porcentaje representan sobre el total? ¿Por qué hay que dar acogida a seres que no se lo merecen? ¿Por qué no retirar prestaciones sociales a quien delinque y, si son ciudadanos extranjeros, por qué no son expulsados inmediatamente con prohibición de retorno?  (Esta conducta ya la aplica algún País, por cierto, de cultura afín a algún colectivo de los que he señalado).

No he incluido en esta opinión o comentario el tema de violaciones sexuales ni problemática (violencia) familiar entre parejas de diferente origen. En este último caso, sería relevante conocer el número y origen de cualquiera de los implicados en la violencia familiar …. Seré mal pensado, pero …. Y no hace falta que se me señale como racista… aunque tampoco me importa. Soy una persona harta de ver cómo se toleran actuaciones que dañan la convivencia.

En todo caso soy como soy, y no como otros quieran.

Esta web utiliza cookies.    Ver Política de cookies
Privacidad