El agresor del ertzaina ya atacó con un punzón a un policía local de Arrigorriaga

En el desarrollo de esta noticia, se refiere cómo un delincuente (reincidente, de procedencia argelina, con varias identidades) atacó a un ertzaina -libre de servicio- que pretendía identificarle ante un intento de robo con violencia: «Cuando le detuvieron tenía la navaja en la mano y la sangre salpicaba la acera». Complementariamente, la noticia refleja que «este mismo delincuente había agredido anteriormente (2010) a un policía municipal tras ser perseguido por haber asaltado a un taxista». Esta historia podía finalizar así, pero la cronista inicia la noticia con esta frase: “El delincuente, al que el juez dejó ayer en libertad…”

Y ésta es la noticia, y ahora el comentario:

a) Una ¿maldad?:  ¿De qué ha vivido este delincuente del año 2010 al 2020?

¿Qué ha aportado a la sociedad? ¿Está subvencionado por lo organismos públicos? ¿Está en situación regularizada?.

b) Clava un punzón… luego una navaja… esto que se sepa. Y el juez lo pone inmediatamente en libertad: Si hoy, ahora o mañana, alguien cae víctima de este delincuente, ¿quién es el responsable?:

¿El delincuente…, el juez…, el Poder Legislativo…, ¿o todos nosotros, que con nuestros votos permitimos esta situación…?

Esta web utiliza cookies.    Ver Política de cookies
Privacidad