Hábiles marineros… en aguas estancadas

Bajo este titular voy a referirme a conductas de Partidos Políticos que sirven de sustento al Gobierno: Podemos, Bildu y, especialmente, al PNV. Para ello me centraré en acontecimientos recientes que me inducen a pensar de esta forma.

1️⃣ ABSTENCIÓN.- El pasado mes de julio, el Presidente Sánchez sacaba adelante su Decreto sobre las mascarillas con la abstención del PNV: si (este Partido) se hubiera opuesto, el Decreto no habría salido adelante. Mi reflexión: Si el Gobierno legisla con el apoyo (o la abstención) del PNV, ¿sería lógico y justo hacerle corresponsable de las actuaciones gubernamentales?  Aquí, lavarse las manos con la abstención -sabiendo que (con la misma) la convalidación del Decreto saldría adelante- demuestra la pericia de un piloto marino en un estanque…, pero veamos que sucede en aguas marinas.

2️⃣ BOTELLÓN.- Las conductas incívicas vinculadas al botellón comenzaron (hasta donde recuerdo) en 1982:  Una y otra vez, en virtud de la vinculación que he tenido con el Sector Hostelero, expresé/expresamos el ambiente incívico que se derivaba de esas conductas, en particular en todo lo referente a las peleas, vomitonas y, especialmente, molestias vecinales…  Ahora, 40 años más tarde, reconocen (nuestros gobernantes) que son incapaces de resolver esta situación, incluso en la actual situación de pandemia. Pobrecitos!!!!: nuestros gobernantes confiesan su impotencia para controlar este problema. ¡Cómo van a utilizar medidas de control coercitivas!! ¡Qué tiernos! Cuatrocientos salvajes tiran botellas a nuestra policía y abren expediente a dos!   ¡Productividad y eficacia!

Ahora, cuando les tocar pilotar en un mar social menos pacífico que un estanque, se evidencia que no están cualificados para tan dura obligación. Así que pandemia para rato…; eso sí, la culpa es de Hostelería.  ¡Qué tropa!

3️⃣ OKUPAS.- Los sufrimientos, injusticias, daños, impotencia,… derivados de esta situación no tiene nombre, ni adjetivos ni adverbios.  En este periodo vacacional, he tenido la oportunidad de visualizar diferentes situaciones en los medios de comunicación y no soy capaz de calificar las experiencias observadas. ¡Qué bandada de malnacidos los que toleran estas conductas! No creo (ni las conozco) en las maldiciones gitanas, pero que todas ellas caigan sobre todos los parlamentarios y este gobierno por consentirlo.  Malditos mil veces! los partidos políticos que consienten esto: quienes nos pilotan no tienen ni el nivel de grumetes .. porque por lo menos a estos se les supone valor, honor y honestidad.

Son sólo tres ejemplos de hacia nos están conduciendo estos incapacitados marineros, que intentan navegar al frente de un barco capaces de hundirlo al enfrentarse a  un suave sirimiri.

Esta web utiliza cookies.    Ver Política de cookies
Privacidad