Mendía refuerza la inspección para aflorar 7000 contratos fraudulentos al año

Éste es el titular periodístico de un artículo publicado, el pasado jueves 15 de octubre, (en el área de Economía de un medio de comunicación local), y se me ocurren algunas reflexiones basadas en el mismo:

1️⃣ Es una buena iniciativa: contribuye a la disminución del paro mediante la contratación de nuevos funcionarios (algún día me referiré a este tema).

2️⃣ Cuando no se crea empleo, no deja de ser una iniciativa institucional para que aflore el que existe y que es irregular. Además, así mejoran las estadísticas oficiales, aunque la realidad sea diferente .

3️⃣ Hasta ahí, discutir el objetivo (que en la situación de costes existentes podría hacerse) es complejo y difícil de explicar: La existencia de contratación irregular queda fuera del marco legal.

Dicho esto, cuando se realizan este tipo de exposiciones y valoraciones, se podría aprovechar para ampliar el análisis a otros escenarios: Mientras sigan subvencionando a parados  –y quietos en demasiadas ocasiones- a través de la R G I, según diferentes fuentes, se desactivan las iniciativas para la búsqueda de empleo y se producen situaciones en las empresas que deberían evitarse: Hay demasiadas personas que prefieren un regalo sin esfuerzo, que esforzarse para obtener un poco más trabajando.   Lo que están haciendo los gobiernos -propiciando una sociedad subsidiada y sometida- carece de adjetivos.  No debería existir ninguna ayuda económica sin una contraprestación social de quien la recibe… ninguna ayuda gratis: Los apoyos económicos que las instituciones otorgan a estos colectivos, los obtiene de nuestros impuestos… Y me es indiferente que en el origen de estas medidas subyazca el clientelismo político…, no dejar a nadie atrás…. o cualquier otra circunstancia: Se me ocurren decenas de iniciativas para que la ecuación ayuda=esfuerzo=contribución a la sociedad, funcione y se exija.

Por todo (o a pesar) de lo que antecede, me dirijo a los empresarios, y  SOLICITO :

Que no les pongamos las cosas fáciles a la inspección laboral y que, las empresas, en el desarrollo de las relaciones laborales, hagan las  contrataciones en el marco de la legislación vigente, evitando –como sucede desde hace décadas– que nuestros gobernantes sigan utilizando estos hechos irregulares como justificación a una conducta acreditada de pésima gestión…, a utilizarlos como justificación (en parte) a la desastrosa situación laboral (ya antes de la pandemia), y negándose a reconocer que los altos Costes Laborales y ciertas subvenciones, son un serio obstáculo para la contratación laboral o la desaparición de vinculaciones laborales irregulares.

Esta web utiliza cookies.    Ver Política de cookies
Privacidad