Vestimenta parlamentaria

Lamento que sólo haya visto una referencia a este tema por parte de un único Partido… en eso, de momento sólo en eso, admito públicamente que coincido. Seré de una generación atrasada pero siempre he entendido que por dignidad hacia quien atiendo (y por la mía propia), la vestimenta debería ajustarse a un código de conducta: Concibo el Parlamento como el lugar en que debería existir una presencia acorde a la función de quienes lo configuran.

Envidio a otras naciones cuando veo la presencia, incluso modales, de sus señorías: Algo hemos debido de hacer mal si constatamos la estética que hoy predomina en el nuestro…; y no será porque no les paguen… es… (prefiero no decirlo). He visto a miembros de algunos otros Parlamentos hasta pegarse físicamente, eso sí, con traje y corbata; aquí, ya es un hecho habitual los  anuncios políticos/publicitarios;  es lo que impera… y no se lo reproches que vendrán los adjetivos. En fin: habrá que aceptar que tenemos lo que nos merecemos.

Yo me imagino la expresión facial de alguno de estos congéneres si un día  se les fuera a juzgar o tuvieran que declarar en sede judicial, y que los miembros de la Sala accedieran a la presidencia en bermudas o con pamelas; o que fueran al médico, o a alguna gestión relevante, y sus interlocutores vistieran con desenfado, bueno, como sus señorías: Ante estas situaciones lo fácil es decir que, lo que importa, no es el envoltorio, sino el contenido. No estoy de acuerdo, especialmente porque, por lo general, el contenido de esos que estoy censurando tampoco se distinguen por ser Sénecas. Y así nos representan.

Esta web utiliza cookies.    Ver Política de cookies
Privacidad