ECONOMÍA: SALVACIÓN O CONDENA

A riesgo de ser pesimista, valoro con suma precaución el hecho de que, tras meses y meses de anunciarlo, ahora nuevamente anuncien que (¡por fin!) van a llegar las primeras ayudas europeas (confío en que se puedan utilizar antes de que finalice el otoño). En el lado negativo de esta primera asignación, señalar que su cuantía se ha reducido en 8.000 millones (de los 27.000 millones inicialmente previstos para 2021), ahora sólo llegarán 9.000 millones …. y el resto (probablemente) antes de finalizar el año y con condiciones. Es importante recordar que, aunque habitualmente se hace referencia a una asignación de 140.000 millones, parece ser que de momento sólo se han solicitado los 69.000 millones de euros que no requieren devolución (aunque sí el respeto y cumplimiento a los pactos establecidos).

Precisamente, el cumplimiento de esas condiciones será lo que garantice la recepción de nuevas ayudas y esto debería preocuparnos: con la eficacia en Gestión (de este Gobierno y el de las Autonomías), las luchas internas y faltas de acuerdo entre políticos…. y la vigilancia y derecho a veto de otros estados europeos – especialmente los denominados frugales- creo que existen demasiados motivos como para estar preocupados. Pero esto, siendo extraordinariamente importante, puede que no deba ser  la mayor preocupación:

🟦 Europa.- Es (ha sido) nuestra salvación, y no tengo la menor duda: con este Gobierno, con la pésima Gestión acreditada, con la pandemia que estamos sufriendo, con el descontrol en el Gasto, sin pertenecer a la Unión Europea, nuestra moneda se hubiera situado a nivel venezolano.

Y además, Europa es nuestra salvación, porque va a hacer un mínimo seguimiento de nuestro déficit, aunque sea dentro de dos años. Pero precisamente es en esto en donde creo que va a existir la condena.

🟦 Déficit & Deuda.- Las cifras son mareantes: que con una deuda impronunciable, cercana a 1.400.000.000.000 (Billón Cuatrocientos mil millones/euros), nuestro País siga formulando y aprobando presupuestos con déficit, para mi resulta incomprensible:

     – En algún momento la Deuda deberá devolverse : O crece la Recaudación (con impuestos, inflación, tensiones en la economía familiar) o se reducen los Gastos en la Administración. Dejo al criterio de cada uno la elección (pero recuérdese que esto lo escribo en Junio 2021).

      Que en algún momento comience a existir un incremento en los Costes financieros de nuestra Deuda. Hasta ahora el coste financiero es mínimo, pero que el lector imagine la situación si (a nuestra Deuda) se le empieza a aplicar un % (todo lo mínimo que se quiera). Por ejemplo, tómese la paciencia de escribir la cuantía de la Deuda y aplique un 1%. Valore el resultado (14.000.000.000 millones €) y piense que la cifra resultante hay que incorporarla a los Presupuestos Generales (como un nuevo y obligado Gasto): ¿de qué partida apartamos esa cuantía para financiar los intereses? ¿y cómo/cuándo/con qué iniciamos la reducción de la Deuda?

🟦 Pensiones.- Acabo de leer esta noticia: “El número de pensionistas vascos crece el doble que el de cotizantes” Y tras la lectura, he situado la noticia en el escenario económico que antecede: Tenemos la Economía en la UCI, a los pensionistas manifestándose semanalmente pidiendo más y mejor (con independencia de lo que hayan cotizado), tenemos un paro (reconocido) alarmante y uno de récord en el entorno juvenil, los Ertes siguen siendo imprescindibles, los chiringuitos en crecimiento en número y coste, la Deuda en permanente incremento, la amenaza de una reforma laboral que nada ayudará….; y en este escenario, nosotros –el pueblo- somos como vacas en prado que ven pasar un tren, cuyo maquinista –de sonrisa dentífrica y trilero habilidoso– nos saluda con lenguaje vacío y evidente soberbia, mientras permanece indiferente ante la desaparición de los pastos que hábilmente recolecta para él y los suyos. Y lo peor: Hay vacas que se sienten cautivadas por el maquinista. Mientras pueda, voy al heno y, cuando se acabe, al matadero ….  O a por el maquinista.

Esta web utiliza cookies.    Ver Política de cookies
Privacidad