El estado del Autónomo ante la Administración

A raíz de una reciente entrevista (El Correo), he tenido conocimiento de alguna manifestación o queja sobre el tratamiento que he dado a la situación política, económica y social; y proviniendo (la misma) de persona a la que aprecio por sus grandes cualidades (por encima de su condición política institucional), me parece oportuno incidir o complementar lo tratado en la entrevista:   Para ratificarme en lo expresado (porque periodísticamente siempre se resume), y para expresar, más y con mayor claridad, lo que pienso:

COVID

1️⃣ Del Covid no es culpable el Gobierno, pero sí lo es de la nefasta gestión: mintieron, mintieron, mintieron …; mintieron al inicio, durante el tiempo transcurrido… y lo que es peor:  lo siguen haciendo.

2️⃣ No entraré en la ecuación Salud / Economía:  Si la protección sanitaria lo exigía, había que actuar …  pero nunca sin establecer –en el mismo momento las necesarias/imprescindibles compensaciones:  Un Estado, un Gobierno, no puede estar sólo para recaudar y abandonar a sus contribuyentes en situaciones como ésta. Pedir responsabilidad social en tributación es incompatible con el abandono al contribuyente cuando las circunstancias lo requieren; y por eso dije en la entrevista, y lo reafirmo, que, para la protección que están recibiendo los afectados, es poco lo que defraudan (aquellos que lo hayan hecho).

3️⃣ En esta crisis, los que NO han perdido han sido:  los políticos de todo tipo… los pensionistas….  y todos los vinculados al empleo público; y a ello hay que añadir que se han mantenido (y creado) chiringuitos clientelares adecuadamente subvencionados.   Estos colectivos son los que no han perdido; la situación del resto ya es conocida.

Si el Estado carece de recursos suficientes para atender situaciones socialmente insostenibles entre colectivos que cotizan (Ej.: autónomos), puede intentar repartir mejor el esfuerzo económico: lejos de hacerlo el Estado ha seguido incrementando el empleo público (ver estadísticas del INSS), su retribución, las retribuciones a los políticos y potenciando redes clientelares existentes, incluso creando nuevos compromisos. Todo sea por el voto.

4️⃣ En alguno de los colectivos descritos anteriormente, concurren dos circunstancias de especial gravedad:

* Declararse la pandemia y la desaparición de la Administración fue todo uno: no existen calificativos para adjetivar a los gobiernos (sea cual sea su ámbito), que permitieron y permiten todas estas ausencias laborales.  Las gestorías .., los administrados..,  quedaron abandonados a su destino: Faltó comprensión, empatía y responsabilidad social, por decirlo de forma suave.

* Durante estos meses se han escuchado reiterados mensajes respecto a la falta de recursos humanos.  Una reflexión: ¿cuántos liberados sindicales se reincorporaron a sus puestos laborales en sanidad, educación, administración …. ???Con todo cerrado ¿no podía habérseles exigido más solidaridad?  Digo exigir, pues he perdido la esperanza de que actuaran por voluntad propia.

Indigna que las retribuciones de estos y otros colectivos, se nutran de nuestro esfuerzo e impuestos.

ECONOMÍA & AYUDAS

5️⃣ Hablemos de la Gestión: Inutilidad absoluta, por abreviar. El martirio que ha tenido que soportar el autónomo en la tramitación de expedientes y consultas, carece de adjetivos, de nombre y de apellidos. Que para una ayuda de 800 o 1200 euros, que diversos ayuntamientos han aprobado, se necesiten 6,8 o 10 documentos es inaceptable; es más, son documentos que el ayuntamiento (de necesitarlos) podría haberlos obtenido directamente, (claro que eso requería un pequeño esfuerzo por parte de los funcionarios … desaparecidos); es más, indigna pensar que se trataba de ciudadanos de su propio municipio, evidentemente de pleno conocimiento municipalLo explico de forma práctica: si yo hubiera sido alcalde, y quiero ayudar a mis administrados, me levanto del sillón, … salgo a la calle … y en cada local cerrado (con actividad habitual), le entrego la cantidad que se haya establecido… y fin; sin papeles…. sin expedientes .. en el acto…;  sin pérdida de tiempo de quien solicita y de quien supervisa. (Espero que se entienda el símil)

Y esto mismo podría haber sido de aplicación a los gobiernos autonómicos y al estatal:  si por Decreto o disposición obligatoria, cierro ciertas actividades, cuyo domicilio conozco, cuyo titular me consta, cuyo IBI o cuota de autónomos se domicilia en cuentas bancarias conocidas y exigidas por la Administración … ¿qué problema hay para que (actuando con un mínimo de sensibilidad), esa Administración no pueda transferir, sin problemas ni demora, unas ayudas de subsistencia. Empatía y Gestión; y menos palabrería y comparecencias para hacer brindis al sol.

6️⃣ ¿Y qué decir de la cuantía de las ayudas?  Insuficientes, escasísimas, complejas, insuficientes, lamentables, insolidarias, insuficientes … pongamos el adjetivo que se desee.  ¿Había alternativas? Sí, varias, pero me centro en una:  Si la Administración o Hacienda Foral busca fomentar una conciencia social en el contribuyente, ahora podía haber mostrado una actitud de empatía, ejemplarizante y justa. Lo explico: Como gobernante, las ayudas que yo hubiera establecido habrían sido directamente proporcionales a los rendimientos fiscalmente declarados por la empresa cerrada; y a partir de ahí, analizar las excepciones.  Y atención estoy refiriéndome a ayudas directas o subvenciones no retornables. ¿No sería esto lo justo?: Tengo una actividad por cuyos rendimientos cotizo a la Administración durante décadas y ahora -por Decretome la cierra…  ¿Y? ¿Sin más? ¿para eso se me pide cotizar?.

Lo anterior no es incompatible consentir un agradecimiento ante cualquier ayuda que haya existido.  Se puede entender que nace de un esfuerzo de comprensión, pero no es eso; no es eso lo que debería haberse hecho.

Y entre quienes de esta forma nos tratan, están los que sí tienen tiempo para analizar (previa asignación de fondos públicos), la semana de 4 días. Pero ¿dónde está la oposición? ¿Cómo es que no sale en tromba a defender la semana de 3,5 días? ¡Cómo no pensar en ello!  Claro está con una subida salarial de unos 15 puntos, dado que existiría más tiempo para gastar: acepto que copien la idea. En quiebra y brindando. ¡País!

POLITICA & CIUDADANÍA

7️⃣ Lo anterior está vinculado a la situación del autónomo como empresa, pero también es un ciudadano que se ve afectado por otros condicionamientos derivados de actuaciones políticas o situaciones incomprensiblemente toleradas. Empezaré por una vinculada a los puntos anteriores: ¿Cómo puede sentirse un autónomo, que recibe una prestación por Cese de 400 euros, sabiendo que (a su alrededor) hay colectivos que no han cotizado y que están subvencionados por la Administración con el doble, o el triple (o más) de ese importe?.

8️⃣ Incido en el punto anterior: No se trata de cuestionar (linealmente) el que la Administración evite (en lo posible) la existencia de colectivos sin medios para sobrevivir;   pero, si existen (por las causas que sean), carencia de medios para atender todas las situaciones, habría que actuar prioritariamente, y con mayor sensibilidad, hacia los que sostienen el sistema, con su trabajo e impuestos: primero, evitando el incremento de colectivos subsidiados  a los que luego no se les va a poder atender…  y, complementariamente, haciendo (exigiendo el que toda concesión económica (no contributiva) a esas personas, sea correspondida con una contraprestación laboral/social a favor de la Comunidad que generosamente le ayuda.  Más claro: ninguna subvención sin contraprestación…. ¡Ya está bien de fomentar la existencia personas subsidiadas o clientelismo político …!  ¿Egoísmo? Sí, probablemente; pero es mi opción; y cuidado con quien pretenda darme lecciones de solidaridad sin acreditar méritos para hacerlo (trabajo, esfuerzo, contribuciones al sostenimiento del País).  A estas alturas, lo que menos necesito son administradores (dicho de forma publicable) de mis ideas, situación y economía, potenciando mensajes de “lo tuyo es nuestro, pero no toques lo mío(¿A quién me recuerda?).

9️⃣ Los autónomos, como ciudadanos, soportan situaciones delirantes. Formulo algunas reflexiones:

* Lo de los okupas es de punto y aparte. Los Políticos ni están ni se les espera. Y lo que destrozan los Okupas: ¿tiene alguna consecuencia? Los políticos ni están ni se les espera. Bueno sí, están para (legislativamente) facilitar la ocupación de propiedades privadas, sean de quien sean.

*¿Alguien ha valorado los destrozos que algunas familias y/o personas, generosamente atendidas con fondos públicos, causan en viviendas sociales o en bienes públicos, cuyo disfrute (generosamente) les cedemos?   Mientras, ¿los Políticos?: ni están, ni se les espera.

* Por cierto, ¿cuántos ciudadanos de los referenciados anteriormente tienen, a su vez, ayudas económicas del Estado o de la Diputación? ¿Tienen los costes de esos arreglos alguna consecuencia en las ayudas que reciben? ¿Y los responsables políticos?. Ni están, ni se les espera.

* ¿Y qué decir de la delincuencia de todo tipo y del marco legal vigente? Una burla: personas con 10, 20, 30 o más detenciones siguen delinquiendo por falta de coordinación, insuficiente tratamiento penal, interpretación del existente,…; por lo que sea, pero la situación es vergonzosa. ¿Y los políticos?. Ni están, ni se les espera.

   * Leo o escucho, con una mezcla de indignación y cachondeo, las sentencias judiciales: las de cuantía económica a insolventes plenos son, como mínimo sarcásticas; y las de años de condena ¿para qué comentar?

Por cierto, con los delincuentes sociales (no con los de guante blanco), existe un pacto (o a mí me lo parece), para no visualizar su imagen en prensa y telediarios. Detienen a una persona con el cuchillo en la mano, ensangrentado, gritando “la maté porque era mía”, o con la cartera en la mano de alguien al que acaban de robar… ,  y le tratan de presunto y le tapan la cara …; pero si es de los otros, que Dios le pille limpio y aseado… y que sea muy fotogénico.

* Tenemos las ciudades llenas de pintadas… el mobiliario urbano es destrozado periódicamente…; las peleas callejeras (sin consecuencias) amenizan nuestra vida…; existe una absoluta falta de respeto a las fuerzas del orden … ¿para qué seguir? Por cierto, sobre el tema del comportamiento de las fuerzas de orden, me llama la atención cómo la Administración permanece impasible ante la forma en que ciertos colectivos y medios de comunicación presentan las noticias(recogiendo declaraciones de los manifestantes):

Estábamos plácida y amistosamente expresando nuestras reivindicaciones, y mientras entregábamos flores y poemas, unos violentos uniformados se abalanzaban sobre nosotros, y a nuestros poemas y flores respondían con porrazos y puñetazos”. Más o menos.

La noticia suele finalizar así: “el enfrentamiento finalizó con 10 agentes hospitalizados por la dureza de las flores y poemas, y un manifestante agredido que acredita rasguños, por lo que presenta denuncia ante el juzgado contra los agentes a quienes imputa conductas de tortura”

Y luego nos extrañamos que las fuerzas del orden sean incapaces de disolver un botellón, o proteger a personas agredidas por exponer/defender ideas opuestas o discordantes con esa dictadura vociferante que no representa ni el 15%.  ¿Y los políticos?   Ni están, ni se les espera.

🔟 Reservo el último punto de este decálogo para formular mis sensaciones (que no predicciones) respecto al cercano futuro:

* ¿Qué futuro de pobreza espera a los autónomos de Hostelería y Comercio? ¿qué va a pasar con la pérdida de su patrimonio familiar? ¿Y cómo vincularse a un nuevo empleo, máxime los de cierta edad?

* Si el autónomo tiene trabajadores acogidos a Ertes  ¿cómo va a reorientar la actividad si no puede despedir/ajustar la plantilla a sus posibilidades de subsistencia?  ¿Cómo se puede legislar de esta forma, cuando quizás tendrían que actuar de forma opuesta? (Otorgando créditos para reestructurar su plantilla laboral, aunque estén condicionados al mantenimiento de la actividad).  Una observación: es cierto que la condición de no poder despedir quedó establecida en un Pacto de Gobierno, Sindicatos y CEOE como patronal. Pero ¿qué valor puede tener un pacto alcanzado entre el Gobierno y otros dos partícipes que dependen de las subvenciones que les otorga el Gobierno con el que están negociando? .   ¡Ya me gustaría participar en esa Mesa de ¿negociación? … ¡ojo, como Gobierno!!!: O firmas o cierro el grifo.  Quizás sea una simple presunción, pero siempre he pensado así.

* ¿Y de las vacunas?  Para llorar. Que el lector ponga música: ¡Ya vienen los Reyes… con las vacunitas … ya vienen los Reyes  …Y os salvaremos… Todos tranquilos: Ya falta menos para el 6 de enero.

* Me serena el ánimo pensar en los Fondos Europeos.  Luego me asalta la duda: ¿para qué? ¿para quién? ¿para cuándo?  Y, a continuación, entro en depresión al pensar en quienes los van a administrar.

El panorama hace que entre en depresión.  Pero todos tranquilos: Los políticos ni están, ni se les espera.  Bueno sí, por ahí andan discutiendo de las opciones sexuales, sobre los lobos y arbóreos, de cómo acoger a pateras y donde ubicar a sus pasajeros …; que tu me dices, que yo te digo, que entre bomberos no se pisa la manguera…;  y (desde hace décadas) que independencia sí, que autodeterminación no, que pacto sin pactar,  que cuánto nos subimos las remuneraciones, que cómo incrementamos nuestros derechos, que….. Y periódicamente, cuando empiecen a estar, nos pedirán el voto.  Y,  entre quien gobierne, su partido coaligado, sus apoyos puntuales…, si ahora tenemos un pie en el abismo, daremos un paso al frente.

Tengo una profunda decepción con los políticos actuales, no a nivel personal, pero sí como partido en el que se agrupan. Lo intenté expresar en mi intervención de despedida de la última Asamblea (Junio, 2020):

 “No entiendo a los políticos, ni a la propia sociedad que aparentemente representan y que deberían defender. Siento tener tan mala opinión de la mayoría de nuestros representantes. Quizás, en solitario, sean personas inofensivas, hasta cordiales, pero -agrupados (en partidos) son como manada de lobos que atacan al ciudadano contribuyente al grito de ¡Viva lo público  … y lo mío!” (El ejemplo que han dado con el cobro de dietas en el Covid, da una idea de su catadura moral).

Mi intervención completa en ese acto se puede visualizar en este enlace.

Así que, en este contexto, me retiro a contar nubes (como homenaje al Presidente Zapatero), a fotocopiar una tesis doctoral (en apoyo del Presidente Sánchez), a reivindicar lo imposible para estar décadas haciéndolo (por solidaridad con todos los grupos políticos) y, a pesar de la banda de Pinotxo, Koletas y sus Teleñekos, a poner la esperanza en Europa.

Buenas tardes ¡y mucha suerte!

Esta web utiliza cookies.    Ver Política de cookies
Privacidad