Empleo: manipulan, mienten, insultan

Las estadísticas deben ser analizadas con suma precaución: En excesivas ocasiones, las valoraciones que se hacen desde el entorno institucional, constituyen un insulto para la inteligencia normal de una persona; dicho de otra forma, nos mienten y manipulan a la menor oportunidad. ¡Una pena! Intento razonar esta visión con un ejemplo sobre el empleo:

1️⃣ En primer lugar, reproduzco unos datos estadísticos sobre la Evolución del Empleo. La fuente es el propio organismo de la Seguridad Social:

2️⃣ Con estos datos cualquier representante institucional (que comparezca ante los medios de comunicación), desarrollará su intervención en base a los datos de la primera línea: «el nivel de empleo, en el período noviembre 2016-2020 ha crecido de 13.282.520 a 14.505.887, y ello a pesar de la crisis. ¿Mienten? En principio, no; pero manipulan e insultan nuestra inteligencia. Veamos:

     a) En el nivel de empleo de Noviembre 2020, están incluidos los más de 700.000 asalariados en Ertes, cuyo destino final es más que cuestionable.

     b) Si al empleo existente en Noviembre 2020 le restáramos (por criterio de prudencia) los Ertes, el volumen de asalariados se situaría en 13.805.887 millones frente de los 14.387.220 existentes en 2018.

     c) Valoremos ahora los tres epígrafes más relevantes del empleo público:

◾ En 2020 ha crecido (115.357) respecto 2019.

◾ Si la comparación la hacemos respecto a 2016, el empleo público ha crecido el 17,74% (exactamente 575.917). Empleo público…, el que sostenemos con nuestros impuestos.

◾ Si a esas altas laborales en el régimen general (14.505.887), incluidos Ertes, restamos empleo público, las altas se sitúan en 10.682.669; y si consideramos los Ertes como un paro encubierto, el nivel de altas sería inferior a 10.000.000.

     d) Considerando unos 700.000 ERTEs en peligro, el Empleo de noviembre 2020 es un 0,52% inferior al existente en 2016.

3️⃣ Los mismos datos, dos valoraciones: que el lector elija la correcta. Pero nadie podrá cuestionar cómo crece lo público a costa del resto… y encima los sindicatos se quejan. ¡Dios nos ampare!

Esta web utiliza cookies.    Ver Política de cookies
Privacidad