HOSTELERÍA: ESTADÍSTICAS Y REALIDADES

Intento reflexionar sobre Estadísticas, Percepciones y Evolución de la actividad  (con el inevitable riesgo de error).

1️⃣ Estadísticas: Utilizando los datos que facilita el INSS de Autónomos y Asalariados, puede realizarse una valoración superficial que no reflejaría -en modo alguno- las consecuencias de la pandemia en Bizkaia:

Autónomos ……. 7.822 (Diciembre 2019) ……. 7.671 (Abril 2021) ……. -151

• Asalariados ……. 26.040 (Diciembre 2019) ……. 23.284 (Abril 2021) ……. -2.756

Los anteriores datos evidencian una caída de empleo del 8.58%, pero sería un ratio alejado de la realidad ya que, en esos datos, no están incluidos las personas en Erte, ni los autónomos en Cese: la caída anteriormente reflejada (hasta ahora) es exacta (INSS), pero habría que añadir la estimativa (por Erte/Cese) que, en Bizkaia, cabría situar en unos 4600 a 5000 personas. La suma de lo constatado más lo previsto, nos situaría en una caída de ocupación de un % del 22.7 (pendiente de lo que pueda recuperarse por rescate de Ertes).

2️⃣ Hoy: La situación laboral ya ha quedado reflejada en el apartado anterior pero, siendo muy grave el escenario, la percepción visual de las actividades hosteleras, resulta tan pesimista o más (a salvo de excepciones). El análisis visual de la actividad en establecimientos -en mi opinión- tiene peores datos económicos que los vinculados a la caída del empleo: Cierto que en el exterior -en terrazas- se percibe un mayor movimiento que en lo más crudo de la pandemia, pero la limitación interior y los horarios generan una actividad limitada. Además:

• La menor disponibilidad (reducción) de asalariados quizás está repercutiendo (en aspectos negativos) en el servicio y atención al consumidor.

• En muchas actividades, el ratio de Ventas/Trabajador no alcanza los niveles deseados: Se han rescatado a muchos asalariados de Ertes por desesperación (o en un intento de recuperar actividad) evitando la desaparición de la empresa, pero el volumen de ventas no alcanza para compensar sus costes laborales.

• Los establecimientos sin terrazas siguen en situación desesperante.

• Y quienes han empezado a funcionar están percibiendo un cambio de costumbres en el consumo (cuyo mantenimiento en el tiempo es una incógnita).

3️⃣ Ante el futuro: Sobrevivir habrá sido un triunfo, pero el campo de batalla que queda de tras la pandemia es bastante descorazonador:

• Un País endeudado que tendrá que recaudar mucho para mantenerlo mínimamente en pie; y la recaudación será más cuantiosa porque nadie está dispuesto a disminuir los gastos de la Administración (en Ministerios, Diputaciones, Ayuntamientos, Políticos, Ongs de variado signo, Chiringuitos de todo tipo, una sociedad subsidiada como semillero de votos para mantener todo lo precedente…..)  En definitiva, que autónomos y empresas preparen la cartera.

•  Habrá subida de Impuestos y para ello utilizarán todas las opciones: cuando suben la luz incrementan en el mismo porcentaje los impuestos que ya ahora recaudan; cuando suben los costes de gas y derivados, suben la recaudación; cuando imponen impuestos a los plásticos es para recaudar más y mejor; y a los inmuebles, y autovías, y los costes laborales, y….. Y esto, inevitablemente, deberá repercutirse en los precios … y el consumidor lo percibirá.

• Muchos de los que han sobrevivido lo han hecho con financiación ajena que, antes o después, habrá que devolver; y ello condicionará las futuras disponibilidades económicas de las familias o empresas.

• Es imposible de prever las consecuencias de las modificaciones que se piensan introducir en las relaciones laborales; pero, si difíciles eran las existentes, que el empresario esté atento a lo que puede llegar.

• Y, en medio de esta situación, la Hacienda Foral reclamará una parte más importante de la tarta del esfuerzo del autónomo/empresario, intentando el máximo control sobre las Ventas de la actividad. (Los Gastos no son de su interés : menor gasto, mayor beneficio, mayor tributación). Y empleará toda la tecnología, sabiduría y economía en obtener los máximos impuestos. (Por cierto, empleando todo el esfuerzo que no han utilizado, en compensar a las empresas,  por los periodos de cierre obligado en función a los Rendimientos/Impuestos que durante años han declarado).  Los que nada han perdido en su salario (incluso han mejorado), han sido los de siempre: los políticos, políticas y polítiques¡No saben nada!

Probablemente la situación no será tan adversa como la describo, pero opinar sale gratis y quizás sirva para abrir una reflexión personal sobre como prepararse/defenderse cara a un futuro que empieza a ser presente.

Esta web utiliza cookies.    Ver Política de cookies
Privacidad