Toque de queda en Euskadi

Escucho miles de quejas por las restricciones de actividad que se imponen como consecuencia del Covid: Mi posición personal es que siempre van a prevalecer los criterios que impongan los técnicos sanitarios (a veces con condicionamientos políticos). Opino, en todo caso, que casi todo lo que se está haciendo se está realizando mal, o por lo menos de forma muy mejorable…; se está haciendo a destiempo y con permanentes cambios de criterio que en nada ayudan; y lo que es peor, se actúa sin un mínimo de sensibilidad para atender a las miles de personas que, al quedarse sin actividad, se sitúan en situaciones muy delicadas. En definitiva, nunca, jamás, debería haber existido una restricción de actividad sin una compensación para los que la sufren.

Desde estas premisas, hay aspectos técnicos criticables (muy criticables) en las nuevas disposiciones:

◾ Hoy en día es inaceptable que, con tantos políticos, técnicos y variados funcionarios, se promulguen textos legales que inmediatamente necesiten interpretación o debate: Las medidas aprobadas pueden ser censurables, pero es inaceptable que, por falta de claridad, haya que interpretarlas.

◾ A veces se percibe que en un plazo corto de tiempo -ciertos aspectos de las normas- deberán ser corregidos: La exigencia de no desplazamientos entre municipios de la propia Comunidad Autónoma, es un problema que alcanza (en su interpretación) su máxima gravedad, si empezamos a complementar la norma con «este tipo» de textos: «sin perjuicio de permitirse la movilidad entre municipios colindantes de tránsito habitual para la realización de actividades socio económicas y deportivas individuales o de actividad física al aire libre». Ahora, a interpretarlo.

◾ Al amparo del texto anterior cabe preguntarse: Resido en Bilbao y todas las semanas tenemos en Barakaldo una actividad socioeconómica (comida en un Restaurante). Somos 4 amigos: ¿Puedo desplazarme? Lo que quiero expresar es la necesidad de que los textos no necesiten interpretaciones.

◾ Otra interpretación: Está prohibido consumir en la barra. ¿Puedo acercarme a la barra a solicitar la consumición? ¿Se considera una infracción? Si así fuera, ¿qué hubiera costado dejarlo claro en la norma? Y si la visita de un agente coincide con ese momento, ¿cómo interpretará la existencia de un servicio en la barra en ese instante concreto?.

Añado un comentario: Soy consciente de la situación de crisis y del nerviosismo que ello conlleva, y quiero pensar que, en la medida en que se reconduzca algo la situación actual, habrá ciertos aspectos de la norma que será necesario suavizar o reconducir. En mi opinión, la mayor parte de lo que está padeciendo el entorno del Comercio y la Hostelería, nace de la incapacidad del Gobierno en todos sus estamentos para actuar frente a unos comportamientos sociales incívicos e inaceptables, vinculados generalmente a cierto tipo de jóvenes: no haber querido actuar frente a esos colectivos, es lo que ha obligado a adoptar posturas más limitativas….

He echado en falta algunas actuaciones:

◾ Si desde el mes de junio se hubiera implantado un toque de queda desde las 00.00h (con las lógicas excepciones, y hasta que cambiaran las circunstancias) se habría permitido un mínimo funcionamiento de la Hostelería, sin tantos vaivenes ni limitaciones geográficas de desplazamientos.

Al mismo tiempo, era necesario haber aprobado apoyos específicos para el ocio nocturno (por el cierre absoluto) y otras compensaciones para el resto de actividades.

◾ Si a lo anterior unimos la auténtica aplicación y exigencia de la obligación de mascarillas, y un transporte público mejorado y controlado, probablemente no estaríamos padeciendo las limitaciones actuales y, lo que es peor, el temor ante un futuro incierto.

Esta web utiliza cookies.    Ver Política de cookies
Privacidad